Cabos náuticos: materiales y propiedades

cabos náuticos

En los últimos años se ha producido una gran evolución de los compuestos utilizados para la fabricación de los cabos náuticos. Por ello, en el momento de elegir los cabos para nuestra embarcación es importante conocer con qué materiales nos podemos encontrar y cuáles son sus características. De este modo podremos realizar una correcta elección del cabo según el uso que le queramos dar.

Como ya sabemos, un cabo normalmente se compone de un núcleo que determina las características mecánicas en relación al alargamiento y la carga de rotura; y una cubierta que cumple las funciones tanto de protección de la intemperie, como la atribución de ciertas propiedades mecánicas con respecto a los niveles deseados de desgaste y «grip«.

¿Cuáles son los materiales más usados en cabos náuticos?

 Polipropileno

Son cabos de fibras ligeras de densidad inferior a la del agua, tienen bastante elasticidad y con una resistencia más que notable. Su gran inconveniente es el gran deterioro que le produce los rayos UV.

Los cabos de polipropileno son muy recomendados para realizar fondeos profundos, remolque o deportes acuáticos ya que con su flotabilidad nos aseguraremos que no se quede enredado en la hélice de la embarcación.

 Poliamida

Los cabos fabricados en poliamida o más comúnmente conocidos por su nombre comercial Nylon, se caracterizan por ser muy elásticos y tener mayor resistencia que otros materiales como el poliéster. Es bastante resistente a los rayos solares aunque no a la abrasión. Es un material que absorbe agua y pierde hasta un 10% de sus propiedades cuando se humedece. Su densidad es de 1,14 kg/dm3, muy parecida a la del agua del mar, y puede ocasionar problemas si necesitamos que el cabo se hunda con cierta rapidez.

Dada su elasticidad, se suele utilizar como cabo de amarre ya que permite una buena absorción de la energía del movimiento de la embarcación

Poliéster

Es un polímero muy utilizado para la confección de cabos náuticos. Se caracteriza por tener una gran resistencia al roce. Es una fibra multifilamento, muy resistente a la abrasión y los agentes atmosféricos, siendo muy superior a los otros materiales. Es un material más denso que el agua y no pierde resistencia cuando se humedece.

Sin pre-estirar, es un cabo muy útil para amarres y fondeos cómo puede ser el Cabo torcido o el Cabo doble trenzado; y si se le aplica el tratamiento de pre-estirado tendremos un cabo ideal para utilizarlo de driza o de  escota de un crucero.

 LCP

Las siglas LCP significan Polímeros de Cristal Líquido y son un tipo de compuesto de poliéster aromático.  El nombre comercial con el que encontraremos este tipo de cabos náuticos es Vectran. Son cabos de alto módulo parecido al Kevlar y con una gran resistencia a las altas temperaturas y un «creep» muy bajo, prácticamente nulo cuando se usa con cargas de hasta el 50 % de la carga de rotura .

Es una fibra cada vez menos frecuente en el  mundo de la náutica, pero gracias a un bajo «creep» es un cabo muy adecuado para toda aplicación donde el cabo se vea sometido a cargas constantes ( drizas o sistema de timonería). No se recomienda su uso sin cubierta o protección.

 Aramida o Poliamida aromática

Se caracteriza por tener muy poco estiramiento y una gran capacidad de resistencia a las roturas, aunque no a la abrasión ni a los rayos del sol. La fibra de aramida más popular es el Kevlar o la Technora.  Sus puntos de fusión suelen estar por encima de los 400 ºC.

En náutica es una fibra que se suele emplear en la cubierta de cabos de altas prestaciones. Raramente nos la encontraremos en el alma de un cabo.

 UHMW-PE

Se trata de un polietileno de muy alto módulo. Es considerada como uno de los materiales de mayor resistencia ya que puede soportar 15 veces la tensión que soporta el acero. Tiene una gran resistencia a los agentes atmosféricos y a los rayos ultravioletas, no pierde sus propiedades cuando se humedece y su densidad es inferior a la del agua. Más comúnmente se conoce por su nombre comercial Dyneema.

Sin lugar a duda es la fibra estrella que ha permitido un salto cualitativo bastante importante, con el único inconveniente que tiene un punto de fusión que ronda los 150 ºC y para determinadas aplicaciones puede suponer un problema.

En el mercado nos podemos encontrar hasta 4 variedades de calidad de Dyneema, el SK 75, SK 78, SK 90 y la joya de la corona, el nuevo SK 99.

Sus aplicaciones pueden ser muy amplias, muy recomendado como drizas y escotas para velero de cierta eslora, jarcia móvil, amarres de grandes buques, etc.

 PBO

Se trata de una fibra sintética obtenida a través de la mezcla de un polímero llamado PBO. Su nombre comercial es Zylon y es la fibra que tiene el módulo más elevado, siendo hasta un 10 % más rígido que el Dyneema SK 99. Con un punto de fusión cercano a los 700 ºC y un «creep» prácticamente nulo la hacen una fibra ideal para equipar las mejores embarcaciones donde la innovación constituya una de las mayores bazas.

Sus principales inconvenientes son el gran deterioro que sufren frente a los agente atmosféricos y su precio, que es desorbitado. Por ello, esta fibra raramente la encontraremos en barcos que no sean de alta competición.

 


Propiedades de un cabo náutico que debemos conocer:

Creep:

El concepto de «Creep» o Fluencia Lenta, es una propiedad mecánica de las fibras que componen el cabo y que expresa el alargamiento que sufre el cabo al someterse a una carga constante durante un tiempo determinado. El resultado es irreversible y se denomina «alargamiento plástico». Esta deformación depende del peso sostenido, el tiempo de mantenimiento de la carga y la temperatura del cabo. Cuanto más alta es la temperatura a la que se somete el cabo, mayor será el alargamiento del cabo.

Alargamiento:

Los términos «alargamiento» y «stretch» significan lo mismo y expresan el fenómeno por el que las fibras de un cabo sometidas a tensión se alargan, pero vuelven a su longitud inicial cuando se deja de aplicar la tensión. Este fenómeno se denomina «alargamiento elástico». El alargamiento del material, en nuestro caso las fibras, es proporcional al módulo de elasticidad, que indica  la resistencia opuesta por la fibra al alargamiento. Cuánto más es el valor del módulo , menor será el alargamiento.

Carga de Rotura:

Se entiende por «carga de rotura» cómo la fuerza que es capaz de soportar un cabo o una fibra antes de romper. Las unidades que normalmente se utilizan son «N», «kN» o «kg» y su relación es  1 kg = 9,8 N.

 Tenacidad:

El concepto de «tenacidad» aplicado en los cabos náuticos expresa la relación entre la carga de rotura y la densidad lineal de las fibras. En el sistema internacional se expresa en N/Tex o cN/dTex.

El Tex es una unidad que expresa la masa lineal de una fibra y se define como la masa expresada en gramos por cada 1.000 metros lineales de fibra. Por consiguiente, un dTex expresa la masa en gramos por cada 10.000 m.


Tabla comparativa de los diferentes materiales de los cabos náuticos:

Tabla comparativa materiales cabos náuticos
Tabla comparativa materiales cabos náuticos

Posts relacionados